Sri Lanka tour

Adriana Acosta

ABRIL Al poseer un clima tropical puede ser visitada los 12 meses del año; sin embargo se dice que la mejor temporada para visitar el pais es de Noviembre-Marzo aunque la temporada de festivales va desde Abril hasta Agosto.

RUTA Qatar Airways MAD-DOH 7horas/ DOH-CMB 5 horas

VISA Se necesita de visa para entrar al país (ETA) que se puede solicitar fácilmente online. Tiene un costo de $35 (30€ aprox) y una validez de 30 días. http://www.eta.gov.lk/

CLIMA Temperatura media de 28C que varía unos grados entre tierras altas y la costa. Y mucha, mucha humedad.

Sri Lanka es uno de esos sitios que transmiten una energía especial y vibrante, mires donde mires todo es belleza y naturaleza. Casi 10 años después del final de una guerra civil, Sri Lanka ha sido nombrado el mejor país del mundo para visitar en 2019. La mezcla de religiones y culturas, sus templos, su vida silvestre y su creciente escena surfera después de décadas de conflicto junto a la amabilidad de su gente hacen de éste un país atractivo.

Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.22.35.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.22.48.png

Empezamos nuestra aventura en Negombo, una pequeña localidad costera cerca del aeropuerto

donde pasamos las dos primeras noches. La mejor manera de moverse por la ciudad es en TUK TUK (siempre fijando un precio de antemano y regateando). En este caso por unas 600LKR (3€aprox.) nos hicieron un recorrido por los lugares más importantes de la ciudad. Desde el Mercado de Pescadores de Sayura pasando por los principales templos de la ciudad y acabando con una excursión por el lago de Negombo con el simpático capitán Michael.

Creo que es la ciudad perfecta para llegar, asentarse y organizar el resto del viaje.

Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.23.02.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.23.16.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.23.26.png

TIERRAS ALTAS

Pinnawala, Anuradhapura, Sigiriya, Dambula, Kandy, Ella.

Y aquí comenzó nuestra maratón de 5 días viajando sin parar. Al ser un grupo de 5 personas decidimos movernos con transfer. Debido a la “liberal manera de conducir” que tienen los cingaleses recomiendan no alquilar tu propio vehículo.

También puedes moverte en autobús (el medio más barato).Y la otra opción es el tren, la famosa ruta escénica por los campos de té; es recomendable pillar los tickets con bastante antelación porque son muy difícil de conseguir. La visita a un orfanato de elefantes es, sin duda alguna, la actividad estrella en Pinnawala. La mayoría de viajeros acuden a aquí para disfrutar de los atractivos de ver a los elefantes en su “hábitat natural”.

Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.23.38.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.23.58.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.24.10.png
NOEL  @snowilion
ANDREA  @cheapunk

ANDREA @cheapunk

Por disfrutar de una experiencia diferente decidimos alojarnos en un hotel cerca del rio. Dos veces al día los elefantes son llevados fuera del parque, cruzando la carretera, a bañarse al rio. A través de las redes sociales, encontramos un lugar llamado “The Elephant Freedom Project”, un refugio para elefantes en cautiverio llevado por una familia que los acoge y protege de la industria del entretenimiento turístico. Incluso todavía se podíanapreciar las heridas de Nilameen una de sus patas y las cicatrices en su espalda.

Segunda parada en Anuradhapura, una de las ciudades másantiguas de Sri Lanka, parte del triángulo cultural junto con Polonnaruwa y Sigiriya; y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Comenzamos la visita en uno de los lugares más sagrados el Sri Maha Bodhi, un árbol sagrado fuera del recinto de las ruinas. Luego nos encontramos con la dagoba Ruvanvelisaya, que data del siglo I A.C; una espectacular pagoda típica con su exterior encalado de un blanco puro y rodeado de un precioso jardín. Y para terminar visitamos la dagoba Jetevanarama inconfundible debido a su exterior de ladrillos ocre que data del siglo II A.C.

Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.25.10.png

Y directos a Sigiriya donde entre la espesa vegetación y rodeada de jardines se encuentra La roca del León, un conjunto arqueológico que guarda las ruinas de un antiguo palacio y monasterio también declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Está considerado un símbolo especial de la cultura e historia de este país. Sin embargo nos recomendaron subir la vecina roca de Pidurangala por las espectaculares vistas que ofrece de La roca del León, la tranquilidad que ofrece al ser menos transitada por turistas y por la increíble diferencia de precios; pagamos 500 LKR (2.50 euros aprox) frente a los 30$ (unos 26 euros aprox) que cuesta ascender La Roca del León. Su ascenso es más corto que el de Sigiriya y al llegar arriba nos causó una gran impresión. Apenas había turistas y ofrece una buena superficie plana para caminar y disfrutar de vistas de 360º de los inmensos bosques y llanuras que rodean este mágico lugar en el corazón de Sri Lanka.

Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.27.00.png

Y por primera vez en lo que va de viaje si que me gustaría nombrar y recomendar el lugar en el que nos hospedamos aquí en Sigiriya llamado Flower Garden Eco Village. Está bastante apartado y la carretera no está en las mejores condiciones, pero definitivamente el lugar perfecto para descansar y relajarse. Las habitaciones y la piscina muy bonitas, el personal muy atento y se come muy bien en el restaurante. Tras Sigiriya pusimos rumbo hacia Dambulla y su Templo de Oro, también Patrimonio de la Humanidad. Sin duda unos de los lugares que más nos impactó y encanto. Las cuevas sagradas están en lo alto de la montaña por lo que la visita empieza con unos buenos 10 minutos cuesta arriba. Consta de cinco cuevas decoradas con Budas, motivos geométricos y vibrantes colores, predominando el rojo. Las flores, a modo de ofrenda, le dan el toque natural a las cuevas.

Ya en la recta final por las tierras altas, agotados y con muchas horas a la espalda de carretera, llegamos a Kandy (el corazón del budismo en Sri Lanka) considerada la capital de las montañas y una de las principales ciudades del país con el ruido y movimiento que eso conlleva. Llegamos de noche así que no pudimos apreciar su encanto hasta el día siguiente. Se le considera el centro espiritual del país y su templo a orillas del lago, guarda la reliquia más sagrada del budismo: el Diente de Buda.

Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.28.22.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.28.29.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.28.51.png

RUTA ESCÉNICA POR LOS CAMPOS DE TÉ Ella fue el final de nuestra aventura por Tierras Altas. Parada técnica antes de coger rumbo, finalmente, hacia el sur. Un pequeño pueblo rodeado de montañas, valles, cascadas y plantaciones de té. Es el lugar que eligen muchos turistas para descansar, visitar alguna fábrica de té o hacer trekking. Y también punto clave para ver el Puente de los Nueve Arcos siguiendo las vías del tren, parada obligatoria para los instagrammers que visiten la isla.

Y allí estábamos tirados en Ella, ya se había hecho de noche y llovía mucho. No teníamos medio de transporte para ir a Yala así que después de comer algo los chicos fueron en búsqueda de un driver y aquí es donde entra en escena Indika. La mejor furgoneta en la que viajamos sin ninguna duda, amplia y cómoda para los cinco. No quiero enredarme con detalles pero solo digo que hicimos en 1.5horas un trayecto de 3h por una carretera de montaña; llegamos a pasar miedo pero nunca nos habíamos alegrado tanto de llegar a un sitio tan rápido. Y así, sin más, estábamos en Yala, habíamos llegado al sur! Teníamos programado un safari a primera hora de la mañana del día siguiente. El conductor vino a recogernos a las 6:00 am y justo al entrar al parque nacional ya nos topamos con un espectacular elefante y un amanecer de película. Nos sorprendió la cantidad de Jeeps que estaban aparcados para sacar el ticket. Una vez pasamos el mogollón de coches, empezamos a disfrutar del paisaje y de los primeros animales. El entorno me pareció precioso, los árboles, lagunas y la parada que hicimos en una playa del parque. Continuamos el safari; seguimos con la ilusión de poder ver al leopardo. Mientras tanto observamos ciervos manchados, un simpático hurón, elefantes, aves, jabalíes, búfalos, cocodrilos. El safari terminó y nos volvimos al guest house contentos por lo bien que lo pasamos, lo bonito que es el parque y los animales que vimos, pero si algo decepcionados por no haber visto al leopardo.

Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.29.03.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.29.14.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.29.26.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.29.39.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.29.52.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.30.24.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.30.34.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.30.44.png

PROVINCIA SUR

Ahangama, Weligama, Mirissa, Galle Nuestra llegada al sur en la segunda semana de nuestro viaje coincidía con la celebración del año nuevo cingalés, que al igual que en otros países de Asia, se rige por el calendario budista. Además de las celebraciones de carácter religioso en los templos, también se celebran reuniones familiares con suculentas especialidades gastronómicas, dulces y postres típicos, donde el arroz suele ser el protagonista, ya que coincide con el fin de las cosechas. Nada más pisar el sur podíamos sentir el ambiente festivo en las calles. Al estar viajando non-stop la primera semana de viaje llegamos con ansia de playa y relax y que mejor que haber elegido Ahangama como nuestra base. Un pueblecito surfero y encantador a pie de playa donde David Machín (manager y relaciones públicas) y su equipo de 7BD, un hostal encantador a pie de playa donde nos acogieron de una forma inmejorable y nos hicieron pasar una semana increíble llena de diferentes actividades muy entretenidas y siempre recomendando los mejores sitios.

Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.31.33.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.31.50.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.32.14.png

La primera noche después de habernos tomado unas cervezas y un ron local un poco peleón (y bastante caro) en el hostal nos llevaron en varios tuk-tuk a un bar en el pueblo vecino, Weligama, muy divertido, llamado Tiki Bar, donde su música y la mezcla entre locales y turistas nos hicieron pasar una noche estupenda. Decidimos alquilar motos para poder movernos a nuestras anchas por toda la costa e ir conociendo todos los pueblitos. La primera parada fue la vecina Weligama donde disfrutamos de un almuerzo en el Soul Café y terminamos con un cóctel en el Aura Beach Club by W15 que se localiza en la gran playa de Weligama. Justo al lado de la gran playa podrás encontrar la pequeña cala de Fisherman Bay con multitud de barcos de pesca multicolores anclados en la bahía. También te encontrarás con los famosos pescadores colgados de una estaca en el agua, un método de pesca que solo puede verse en este parte del mundo. Eso sí, si quieres sacarles una foto prepara la cartera porque te pedirán dinero por ello. Caminando hacia el centro de Weligama por la costa en la carretera principal hay puestitos de comida donde puedes elegir el pescado fresco del día que te cocinan a la parrilla, disfrutando de un almuerzo o cena a pie de playa.Y aprovecho ahora para advertirles sobre los locales aquí en la zona sur donde desde el primer momento notamos un ambiente un poco más hostil; van a intentar aprovecharse en todo momento e intentar verte la cara de “bobo”.

Y otra de las joyas de Sri Lanka es Galle, un trozo de Europa con mucha, mucha historia. La fortificación que rodea la ciudad es su elemento más icónico. En su interior puedes pasear, perderte por sus callejuelas y dejarte sorprender por sus edificios, templos, mezquitas y mansiones coloniales. Todos los caminos te llevaran hacia el emblemático Faro blanco que se encuentra al final de la ciudad. Y que decir de la tolerancia que se respira en esta ciudad colonial viendo como en unos pocos kilómetros cristianismo, hinduismo, budismo e islam conviven en perfecta armonía.

Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.32.24.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.32.37.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.33.31.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.33.41.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.33.56.png
Captura de pantalla 2019-05-01 a la(s) 00.34.07.png

Y así, en un abrir y cerrar de ojos, 18 días de vacaciones llegaron a su fin. Una montaña rusa de emociones y vivencias que cada uno de los cinco vivió a su manera. Cinco personalidades muy dispares con un lazo en común: las ganas de viajar, aprender y crecer. Agradecer a Alba y a David por habernos cuidado y por mostrarnos una Sri Lanka diferente, a Kayan por su arte detrás de la cámara y las personas que se nos cruzaron por el camino aportando mas si cabe al “buen rollito” (Guille, Laura y Joel, amigos de Tenerife también de vacaciones por la isla y Marta e Itciar a las que conocimos durante el viaje) Y para despedirme, espero que disfruten del artículo tanto como yo escribiéndolo; y por supuesto que les anime a visitar este maravilloso lugar.

Y una última cosa….viajen, hagan el ridículo y digan: “Da igual, aquí no nos conoce nadie”

Texto y fotos Adriana Acosta

EL EQUIPITO

EL EQUIPITO